Cine·Cultura·Literatura·Tendencias

El baile de los 41. Tragedia, vestidos, represión y tacones

“En el poder y el Gobierno, no hay nada mas censurado que aquello considerado como contrario”.

Anónimo

En el pasado hemos tenido muestras de como a través de rumores o hechos probados se han arruinado carreras y vidas que pasaron a la posteridad. En México, uno de los ejemplos más claros es el que tuvo lugar durante el Porfiriato, llenando de desprestigio a la aristocracia mexicana, el evento conocido como: “el baile de los 41”. Pero, ¿Qué fue este polémico suceso? Estos son algunos de los hechos:

¿Qué pasó?

A principio del siglo pasado, era muy común la represión de la homosexualidad, los eventos donde concurrían se hacían de forma clandestina, muchas veces bajo la fachada de fiestas de disfraces, sin embargo y como era de esperarse, una de estas reuniones fue descubierta. Todo ocurrió la noche del 18 de noviembre de 1901, en la colonia Tabacalera de la Ciudad de México, tras las quejas de los vecinos por el supuesto exceso de ruido, la policía irrumpió en una fiesta privada una fiesta a la cual no era como alguna que hubieran ido.

En la reunión encontraron a 41 hombres, la mitad de ellos, vestidos como mujeres, bailando entre si y en situaciones comprometedoras. De acuerdo a la prensa de la época, los asistentes eran los hijos de empresarios o cercanos a la élite porfiriana. Ante la creencia de que estas personas estaban faltando el respeto a la moral y las buenas costumbres, fueron arrestados. Pese a que varios intentaron huir, les fue imposible huir debido a las condiciones en las que se encontraban, de forma que todos, sin excepción, fueron a dar a la cárcel.

¿Quiénes?

La mayoría, se encontraba dentro del grupo selectivo de la aristocracia de México, a estas personas se les denominaba “pollos” o “lagartijos”. Pero, lo que mas atención atrajo, fueron los nombres de algunos políticos de la época, nombres como el de Ignacio De la Torre y Mier, así como el de Antonio, el primero siendo el yerno de Porfirio Diaz y el segundo, ahijado de los antiguos emperadores, Maximiliano I y Carlota de México.

Durante mas de 100 años ha sido difícil, encontrar otros nombres, pues tras los hechos, se hizo todo lo posible para evitar que los nombres de los asistentes sean conocidos, aunque las sospechas nunca faltan, aunque se logra identificar a aquellos que solicitaron amparos para no ser reclutados por el ejercito debido al evento como castigo, personas de las que sabemos muy poco:

  • Pascual Barrón
  • Felipe Martínez
  • Joaquín Moreno
  • Alejandro Pérez
  • Raúl Sevilla
  • Juan B. Sandoval
  • Jesús Solorzano

¿Qué fue de ellos?

Aunque la homosexualidad no era un delito si era pesimamente visto, incluso peor que algunos crímenes, es por esto que un buena parte de los implicados fueron enviados al estado de Yucatán para servir al ejercito durante las guerras de castas y otros tantos, fueron condenados a servicios comunitarios, con la condición de que tenían que vestir de mujer con el fin de la humillación pública. Los más ricos, lograron pagar a las autoridades para comenzar de cero, otros consiguieron amparos para evitar los castigos; aún así, las cosas no fueron positivas pese a ello, ya que tras este hecho se crearon prejuicios hacia la homosexualidad, algunas investigaciones arrojan que a quienes se les encontraron vestidos de mujer fueron a quienes peor les fue: se les obligó a entrar en el ejercito y tras ellos, una parte murió durante su servicio, aunque claro no sin antes de ser sometidos a castigos y vejaciones por parte de los soldados.

El indeseable 42

Durante años, se ha especulado que fueron 42 y no 41 de los sorprendidos por la policía, sin embargo, el número 42 ocupaba una posición tan cercana al presidente Díaz, qué a la autoridad no le quedó de otra que dejarlo ir esa misma noche, pues esta persona pudo ser Ignacio De la Torre y Mier, esposo de Amada Diaz, hija del mandatario.

Hacendado y empresario, contrajo matrimonio con Amada Diaz en 1888, sin embargo, la unión sólo sería una pesadilla para ambos, pues Ignacio tenía conductas muy liberales para la época y lo qué quizá era más grave para la pareja, eran los encuentros con otros hombres y el empresario. Por lo que su matrimonio fue un fracaso.

Su vida después del baile, continuó siendo parte de la historia ya que en 1906 conoció a Emiliano Zapata y en 1913, se le culpó de ser participe en el asesinato del Presidente Francisco I. Madero. Para 1917 huye de México, tras ser perseguido por Venustiano Carranza, finalmente en abril de 1918, fallece en una operación por hemorroides.

Las consecuencias del evento

Fueron más allá de castigos a los participantes, ya que por primera vez en la historia del país, la homosexualidad fue visibilizada por la sociedad, misma que fue reprimida inmediatamente. La prensa estuvo más activa que nunca, ya que fue censurada y a la vez apoyada, ya que si bien todo el escandalo, sirvió al sector opositor al Porfirismo como ataque y por otra, le sirvió al sector conservador, para difamar a la diversidad sexual.

Las consecuencias terminaron convirtiéndose hasta en parte del folklore, ya que en el ejercito comenzaron a brincarse del batallón 40 al 42, al considerar a tal grado al número 41 como representativo a la homosexualidad en el país, hasta nuestros días, reivindicándose para convertirse en el símbolo de lucha para la comunidad LGBT en la Ciudad de México.

Pero la consecuencia más grande fue la imagen creada de la homosexualidad, como una persona que le gustaba vestirse de mujer y con conductas afeminadas, esto hizo que los miembros de esa comunidad, fueran motivo de burla y explosión social. Hecho que durante décadas, hizo vivir a esta comunidad un verdadero infierno, pues en muchos casos el ser homosexual era motivo suficiente para merecer la muerte.

Conclusiones

El baile de los 41, fue un antes y un después para la cultura mexicana, pues visibilizó a una comunidad que permaneció en el anonimato y tras casi 100 años, los 41 fueron tomados como un ejemplo de la represión que ha vivido la comunidad y se han alzado como un símbolo de la lucha contra los prejuicios sociales a los que fueron sometidos.

BIBLIOGRAFIA

5 cosas que debería saber del baile de los 41. Raiden John, youtube.

Un comentario sobre “El baile de los 41. Tragedia, vestidos, represión y tacones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s