Apreciación Artística·Cultura·Historia del arte

Un pase por las pinturas de Caspar David Friedrich

Caspar David Friedrich fue un pintor del romanticismo alemán nacido el 5 de septiembre de 1774, a quien se le recuerda como el artista alemán más sobresaliente de su momento. Sus pinturas paisajistas son tan sobresalientes tanto por su realismo como el simbolismo que hay dentro de ellas.

El caminante sobre el mar de nubes, por Caspar David Friedrich. 1818.



El caminante sobre el mar de nubes es probablemente su obra más conocida a día de hoy, donde podemos ver una figura masculina vestida de negro posando de espaldas, contemplando las nubes que están por debajo de una zona montañosa. Al representar la figura de espaldas, permite dirigir la vista hacia el paisaje, evitando las distracciones del espectador. La representación de las figuras humanas de espaldas son una constante en el trabajo de Friedrich.

El naufragio en un mar helado, por Casper David Friedrich. 1798.
Abadía en el robledal, por Caspar David Friedrich. 1809.

La formación de Friedrich en el arte comenzó en torno a 1790, cuando tenía 16 años, posteriormente, entró a la Real Academia de Bellas Artes de Dinamarca, en donde recibió lecciones de los grandes artistas de su época, como Nicolai Abildgaard y Jens Juel. En 1798 viajó a la ciudad de Dresde, famosa por su rica cultura, la cual le sirvió a Caspar para terminar su formación como pintor.

Abadía en el robledal, es una de las primeras pinturas de este autor, la cual tiene un simbolismo muy rico e interesante, pues, los árboles representan las religiones naturales y primitivas, siendo el cristianismo el edificio del centro, el cual representa el cristianismo. Otro elemento muy llamativo es la penumbra presente dentro de la mitad inferior del cuadro que contrasta con el cielo iluminado de un tono blanco.

Monje en la orilla del mar, por Caspar David Friedrich. 1810.

Friedrich es un pintor fácilmente distinguible aún cuando se le compara con otros pintores románticos de su momento, el cual era capaz de asombrar a todo tipo de personas, en su pintura Monje en la orilla del mar, Federico Guillermo de Prusia lo describió como una pintura en la que al espectador le cortan los párpados por lo inmenso que resulta el cielo.

Las tres edades, por Caspar David Friedrich. 1834.

– Der Ausländer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s