Apreciación Artística·Artes Plásticas·Cultura·Historia del arte·Teoría del Arte

La popularización del arte: Alta cultura vs. cultura pop

Walter Benjamin, pensador crítico y académico de la Escuela de Frankfurt creía que la masificación de la obra de arte a través del cine y la fotografía desprestigiaba al arte, incluso por debajo de la falsificación de este. Todos los pensadores de esta corriente, como Adorno y Horkheimer estaban de acuerdo en que el arte, cuando era para las masas, no era arte.

Que equivocados estaban y como se retorcieron cuando la primera lata de sopa apareció en una galería.

Para dar un panorama un poco más claro hagamos unas cuantas definiciones. Alta Cultura se refiere a todos los productos creados desde un punto de privilegio social, intelectual o académico. Es aquel valor artístico que su concepción se ve envuelta de un aura (inapropiada) de superioridad y elitismo. Cultura Popular es todo aquello que procede desde lo contrario, de las masas, del conocimiento de calle, de la vox populi.

Guernica de Picasso. 1937. Tiene todo un contexto y una significación simbólica, pero para la persona común ¿Qué rayos significa?

En términos prácticos la alta cultura conlleva todo lo que los estudiados definen como arte, y la cultura popular todo aquello que no, ya sea por elitismo o alguna otra tontería.

El hecho es que el arte da un vuelco a estos dos términos a la llegada de las vanguardias de mediados del siglo XX. Empieza de poco en poco con las corrientes abstractas y que reniegan del clasicismo, como el dada (ew) y el minimalismo; y llega a un punto cumbre con el nacimiento del Arte Pop, donde converge la cultura popular y es enmarcada en las técnicas de la alta cultura, enalteciendo lo popular y “rebajando” lo high.

Andy Warhol, 1962. Serigrafía en lienzo. Museo Whitney de Arte Americano.

Artistas instruidos en la Alta, como Warhol, Lichtenstein, Rauschenberg, Jones, u Oldenburg, tomaron temáticas de calle como el dinero, las estrellas, la comida rápida, el comic y la Coca-Cola; plasmándolas en las técnicas de ambos extremos del espectro como la serigrafía, la escultura, el grabado y el cine, en medios también de ambos como el afiche, la pintura, el cartel publicitario o la instalación museográfica.

Borrar la línea entre los dos mundos es la epitome de la popularización del arte, pues como sintetiza Geldzahler para el boletín del Museo Metropolitano de Arte, el Met.

“Me instalaron aire acondicionado en el apartamento, y una pintura de seis Marilyn estaba contra la pared. El técnico me preguntó ‘¿qué es eso? Pop Art?”. Pueden imaginar una escena similar en los años 50, preguntando sobre un Jackson Pollock, ‘¿Qué es eso? Expresionismo abstracto?’”.

Gracias a esta revolución (si, me atreví a decir revolución) tenemos hoy por hoy como artísticas muchas expresiones populares y también la alta cultura ha llegado a lo más recóndito de la sociedad, al menos en forma de referencialidad; pero la referencialidad, los memes y la cultura popular es tema para otro día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s