Apreciación Artística·Artes Plásticas·Cultura·Historia del arte

La popularización del arte.

Durante muchos siglos, el arte se resguardaba para las clases sociales más altas, principalmente el clero y los nobles de la monarquía. La evolución de las artes plásticas, así como el de prácticamente todo tipo de expresión, estaba encarrilado a cierto tipo de temáticas, por lo que hablamos de un medio restringido y controlado, un estatus que se mantuvo en el mundo occidental hasta hace relativamente poco tiempo.

No fue hasta el período de la ilustración que el arte se volvió más accesible con la llegada de los salones, que en un principio se trataba de eventos académicos cuyo función era exponer los trabajos realizados tanto por autoridades como estudiantes y están abiertos a todo el público.

Estos fungieron como punta de lanza para que en la posterior revolución francesa y el establecimiento de la burguesía como clase social predominante hubiera una diversidad artística como pocas veces se había visto, alejado de los habituales temas religiosos e inherentes de la vida noble.

Édouard Dantan, Un rincón del Salón, 1880

Desde la aparición de los salones de arte, pensadores como Diderot anunciaban una decadencia en el medio, principalmente por el alejamiento de las clases más nobles y la cercanía a la gente común, quienes a partir de la burguesía empezarían a encargar sus propias obras artísticas con temáticas más libres y alejadas de los valores de antaño, pero, ¿Esta decadencia realmente sucedió?

Los términos alta cultura y cultura popular o cultura de las masas hicieron su aparición en la segunda mitad del siglo XIX, siendo que una no debe de estar peleada con la otra. Para llegar a la alta cultura se plantea que debe existir un estudio de la manera clásica, la cual proviene de la antigua Grecia y la antigua Roma, es decir, es el estudio de lo clásico, mientras que la cultura popular proviene directamente de la gente, es algo con lo que prácticamente se nace y varía según nuestra región, pero estas definiciones las terminaríamos por hacer pelear en nuestra sociedad contemporánea.

El verdadero planteamiento no debería ser si el arte sufrió una decadencia, pues al ser un concepto ambiguo y sumamente amplio, existen medios de expresión que pueden haber sufrido esto. Sin embargo, la popularización del arte también nos trajo como principal aporte la conjunción de la alta cultura con lo popular.

Por ejemplo, el afamado pianista Michel Camilo tuvo una formación clásica dentro del Conservatorio Nacional de Música de la República Dominicana, en donde estudió por 13 años para posteriormente fusionar su técnica con el latin jazz dándonos piezas que destacan por su apartado técnico como Caribe o revisiones de clásicos del jazz como Take Five. Ejemplos como éste los hay por millares, por lo que en lugar de preguntarse si estamos viviendo una decadencia del medio, debemos preguntar cuales han sido los aportes y logros de la cultura popular en el arte.

Michel Camilo en 2020

El arte clásico y popular no pelean por sí mismos, al contrario, cuando ambos se fusionan nos pueden entregar auténticas innovaciones que recién apenas son posibles y estamos viviendo un momento que vale la pena disfrutar, analizar y seguir desarrollando.

– Der Ausländer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s