Cultura

El criminal estado de la cultura en México

Se les advirtió

Para nadie es un secreto que la cultura, las humanidades y las artes no son un tema prioritario para el gobierno mexicano desde hace lustros. Empero, la actual administración hizo promesas que, por diversas razones, no se han cumplido y, lo que es peor, se ha agravado la condición precaria de este sector. Pero, ¿Cómo ha sucedido? Bueno, empecemos por el principio.

El proyecto

En junio de 2018, antes de ganar las elecciones, se anunció un proyecto cultural que buscaría profesionalizar la educación artística desde los primeros años escolares;promover por medios digitales la difusión y creación de proyectos culturales independientes-que nunca explicaron cómo lo lograrían esto, por cierto-; un enfoque comunitario donde se daría ayuda y apoyo a proyectos de talleristas culturales y a voluntarios del servicio social ; por último, un proyecto de museos vivos que llegaría a todas partes del país para mantener viva la cultura. La persona encargada de difundir esto fue Alejandra Frausto, quien a la postre se volvió Secretario de Cultura Federal

Alejandra Frausto

Si ustedes han seguido Bitácora Espacial con atención desde hace ya casi dos años, sabrán que hemos señalado los problemas en la administración cultural y también habrán visto que estas promesas no se cumplieron. Pero, ¿Por qué? Bueno, hay varias razones que quisiera enumerar

  1. El Ejecutivo Federal y, por consiguiente las ramas del gobierno que dependen de él, tienen una visión limitada del arte, de la cultura y de su alcance en la sociedad. Y la prueba de esto es el proyecto de Chapultepec, que nuevamente centraliza el desarrollo artístico en lugar de mirar a otros espacios, como el Bosque de Aragón u otros espacios en el país. Ya no hablemos de que Gabriel Orozco esté a cargo, aunado al anuncio de la innecesaria remoción y reubicación del Jardín Botánico.
  2. La construcción del supuesto aeropuerto en Santa Lucía mostró, además de su oneroso costo y su nula planeación, que no se había hecho ningún tipo de rastreo en la zona y que, por si fuera poco, se había tomado una decisión visceral. ¿Por qué digo esto? Por el hallazgo de más de 60 restos de mamuts en buen estado de conservación. Esto implica que en un sentido arqueológico es algo sin precedentes... Y eso no detendrá las obras. . Según comentan se hará un museo de aviación y aparte un museo de mamuts. ¿Por qué se recurre a esta improvisación? El hacer un recinto museográfico no es tarea sencilla ni es algo que se deba tomar a ligera ni mucho menos, sino que requiere una planeación y buscar dar un discurso apropiado a la audiencia y, me parece, que un intento de aeropuerto internacional es un lugar poco apropiado dónde exhibir restos prehistóricos. Es evidente que al gobierno no le interesa más que construir una obra “importante” y no fomentar una agenda cultural para la ciudadanía. El INAH tendría que tomar cartas en esto, pero…
  3. Hay un brutal recorte del 75% a diversos programas y dependencias federales y eso incluye a la cultura. Aunque se intentó impedir el recorte al Fidecine por parte de reconocidos cineastas, todo parece ser en vano, pues el gobierno ha mostrado su renuencia a fomentar distintas actividades para la comunidad artística, ya que en aras de la “austeridad“, ha dejado literalmente sin computadoras a algunas dependencias y provocado despidos.
  4. Al momento de redacción de esta entrada, se ha anunciado que se busca desaparecer virtualmente todo fideicomiso, lo cual afectará en gran medida toda actividad que es considerada no esencial para el Ejecutivo Nacional. Eso sí, sus obras insignes -según su percepción- sí lo son y por ello ni un peso se les ha quitado.

Estas situaciones expuestas son solo una síntesis del desastre cultural que muestra, además de la incompetencia del gobierno, el nulo interés que se tiene al campo artístico. Es cierto que la pandemia de Covid provocó graves estragos al país, pero me parece simplemente aberrante que se haya dejado a este sector a la deriva, sin una intención de apoyar de ninguna manera.

Una de mis quejas constantes hacia los artistas es que muchas veces no ven más opciones que depender del gobierno, situación que me parece paternalista y que impide una libertad a la hora de crear contenido, como lo muestra el momento que vivimos. ¿Será tiempo de buscar mayores patrocinios particulares y tener una visión empresarial de la cultura y las artes? Porque al final, dejando de lado las ideologías, nada se puede realizar sin recursos y estos pueden provenir de otras fuentes. Tal vez esta coyuntura sea la propicia para que los humanistas y artistas veamos a otros medios para poder recortar ese cordón umbilical que nos limita en nuestros proyectos y que solo exhibe lo mezquino del Estado mexicano, que puede lanzar miles de programas e ideas, pero sin llegar a soluciones de fondo.

-Greg Graffin

3 comentarios sobre “El criminal estado de la cultura en México

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s