Cultura

VAN EYCK: EL ARTISTA DE LA CASUALIDAD

La casualidad es algo que escuchamos todos los días, nada es por casualidad es algo que decimos cuando seguimos el curso de nuestra vida, pero, ¿en verdad nada pasa por casualidad?  

Para Van Eyck la casualidad no existía hace más de 500 años, y nos lo dejó muy en claro con una de sus obras más enigmáticas y destacadas no solo de él, sino de toda la historia del arte.   

Este artista flamenco amante de las tintas y los lienzos retrató no solo una esencia en su célebre obra Retrato de Arnolfini y su esposasino todo un suceso en la vida de estos personajes célebres de Brujas. 

¿Recuerdan que les dije que para Van Eyck no existía la casualidad? Bueno, déjenme explicarles el por qué. En este cuadro cada elemento que lo conforma tiene un por qué. Desde el perro, las sandalias y el espejo juegan un papel tan importante que sin ellos todo el trasfondo se perdería, o simplemente, dejaría de ser. Los detalles son tantos que este artículo se haría muy extenso, así que solo mencionaré los que más me impactaron; el resto, los pueden investigar tanto en libros como en vídeos hablando de la vida y obra de este famoso pintor.

El cuadro se encuentra en la National Gallery

Las naranjas y el cerezo

Justo a un costado de Arnolfini hay una ventana, en la cual se puede observar un cerezo y unas naranjas. ¿Por qué? Sencillamente porque un árbol de cerezas simboliza el amor y, las naranjas simbolizan riqueza fertilidad y riqueza. Para la zona en donde vivían estos recién casados esta fruta era muy cara debido a su transportación, así que tener naranjas era prácticamente un lujo.

El perro   

Siendo más específico el perro se trata de un grifón de Bruselas, un perro que viene de un gran linaje y cuya raza habla de un estatus social bastante alto. Pero, eso no es todo lo que se buscaba representar con su aparición, más bien Van Eyck buscaba representar el amor incondicional y la fidelidad pintando al canino, porque como todos sabemos, estos queridos animales transmiten esos dos tiernos sentimientos.   

Pies descalzos 

En la pintura se muestran los zuecos y las sandalias esparcidos por el suelo, dando a entender que los protagonistas están descalzos. Bien, al estar descalzos nos dan a entender el vínculo con el suelo del hogar que es sagrado y también es símbolo de que están celebrando una ceremonia religiosa. Los zapatos de Giovanna —esposa de Arnolfini—, están cerca de la cama, dejando en claro que ella es la encargada de la casa; mientras que el calzado de Arnolfini está más cerca del exterior, dándonos a entender que es el encargado en trabajar para llevar la prosperidad a su hogar.  

Firma   

Uno de los detalles que más me encantaron fue la firma. El artista no sólo puso su firma como se acostumbra. En la pared del fondo de la habitación aparece la frase: Johannes Van Eyck estuvo aquí. Rompiendo esquemas tradicionales de los demás pintores y dejando en claro que no solo fue un trabajador del evento, sino invitado y testigo de tan celebre ceremonia.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s