Cultura

‘Gorillaz: Reject False Icons’ o como no lograr nada con tu documental.

Banner del grupo Gorillaz

Damon Albarn, cantautor y músico británico, vocalista de Blurempezó en 1998 un proyecto musical en su incansable búsqueda por encontrar nuevas e interesantes maneras de crear música, así como una crítica a la maquinaria discográfica productora de bandas e ídolos “sin sustancia” como el mismo lo diría; caricaturas de los músicos de verdad. Idea que siguió desarrollando con el dibujante y artista gráfico Jamie Hewlett para ese año lanzar a la banda virtual Gorillaz, la cual es  una banda virtual que combina  diferentes estilos, desde el rock, el electro pop, hip-hop, el soul, y todo aquello que se le cruzara en frente a Albarn, desde ritmos latinos hasta Jack Black.

Después de cuatro imponentes discos de estudio lanzados por 2-D, Murdoc, Noodle y Russel, los integrantes virtuales de la banda, el 28 de abril de 2017 Damon lanzó el disco Humanz, una fantasía oscura sobre la entonces impensable, ahora inolvidable, victoria de Donald Trump por la presidencia de Estados Unidos. Albarn convocó a algunos de los mejores músicos contemporáneos disponibles, desde grandes nombres del rock como Noel Gallagher, hasta el actor australiano Ben Mendelsohn, además de su compañero Graham Coxon, y alrededor de 20 personas colaboraron para crear un nuevo sonido para la banda británica.

Este disco fue llevado por Albarn y compañía al mundo en un tour de nueve meses, de julio de 2017 a marzo del 2018, durante el cual empezó a producir su nuevo disco,  terminó en el Palacio de los Deportes en la Ciudad de México. Desde el comienzo de la creación de este álbum hasta los últimos acordes del último show, se grabó un documental retratando el proceso creativo de Albarn, del equipo musical, así como del tiempo en el escenario, dirigido por Denholm Hewlett, hijo de Jamie; quien en 95 minutos busca retratar la humanidad de un crew de casi 100 personas. La carga emocional de escribir y componer dos álbumes seguidos, así como el impacto de una banda que está y a la vez no, en simples palabras: no lo logra.

El problema inmediato es la gran cantidad de tópicos que busca abordar Hewlett hijo en este filme. De hecho tiene una gran rítmica junto con un formato visual interesante, saltando rápidamente entre el estudio, el camino, el escenario, Albarn, sus invitados, la banda en vivo y su vida después de los shows. Los 95 minutos fluyen sin pausas anti climáticas, pues a la par de los grandes cineastas británicos, lo anti climático se encuentra en la hechura misma de la película, solo que al contrario de Boyle y compañía, no le da eventualmente salida a la olla de presión.

La creatividad desborda de Damon Albarn, y aunque se muestra en el documental, solo se ve la punta del iceberg.

Dependiendo del tipo de público que asistió a la única muestra global de este documental, encontraremos dos reacciones: el fan relajado que esperaba más canciones completas, y el fan clavado que amó la mirada expositiva del backstage de una de las bandas más experimentales e icónicas del nuevo milenio. Como aspirante a crítico, tengo que encontrarme en el punto medio; la idea detrás del documental no es mala, la ejecución es lo que no termina de conectar conmigo. El trabajo de Denholm tiene una estética digna de la agrupación, dejando atrás a los personajes animados y dando importancia al factor humano real que hay detrás de ellos. De ésta manera, también le dan un nuevo peso a la evolución de los productos musicales en su creación y en su interpretación en vivo, pero esta introspección de los temas y de los integrantes se queda en la superficie, lo cual combinado con las muestras de la gira, con extractos musicales y narrativos llena los 95 minutos, pero con humo y espejos que, en opinión personal, no llena totalmente las expectativas.

Puede que el título, Reject False Icons (rechaza los iconos falsos), sea de hecho una irónica declaración sobre las esperanzas respecto a lo que debería ser una muestra documental del detrás de cámaras de una gira de casi un año de una banda que desde el primer compás de su primer canción de su primer disco ha desafiado las convenciones de cómo se crea música en este nuevo mundo donde “el mañana llega hoy”.

3 comentarios sobre “‘Gorillaz: Reject False Icons’ o como no lograr nada con tu documental.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s